Asistencia Técnica Agropecuaria

Tener un campo productivo, fue uno de los propósitos que se trazó la Asociación de Municipios desde su comienzo; A partir del año 2000 esta institución comienza un trabajo de articulación con las UMATAS (Unidades Municipales de Asistencia Técnica), que se extendió hasta el año 2004 logrando dos proyectos de carácter regional financiados por la Gobernación del Norte de Santander.

En el año 2004 el Gobierno Nacional toma la decisión de reformar la ley 607 de Asistencia Técnica Agropecuaria, y propone la creación de los Centros provinciales de gestión Agroempresarial, con el propósito de lograr que el productor recibiera asistencia técnica integral.

La Asociación de Municipios, por su carácter organizacional fue invitada por el Ministerio de Agricultura a coparticipar de la redacción del primer decreto 3199 de la reforma de la ley 607, dando paso a la construcción y expedición del decreto 2980, que abre la puerta para que las Asociaciones de Municipios creen los Centros Provinciales de Gestión Agroempresarial y es así como los municipios asociados entregaron toda la competencia de gestión de proyectos agropecuarios y de desarrollo rural a esta institución en la región.

El auge de la creación de Centros Provinciales dio paso a la constitución de 50 organismos en el país (2005 – 2006), cifra que no se mantiene a la fecha. El Centro Provincial de Gestión de la provincia de Ocaña es actualmente el de mayor reconocimiento por los resultados alcanzados a través de la articulación de proyectos agropecuarios como Alianzas productivas y gestión de créditos, siendo la esencia de los mismos la Asistencia Técnica.

Para el periodo 2005 – 2008 se logra brindar asistencia técnica a nivel regional con recursos aportados por los municipios. El Gobierno propuso que la Asistencia técnica sería contratada por Empresas Prestadoras de Asistencia Técnica EPSAGRO, siendo remuneradas por tareas fijadas en un plan que identificaba necesidades como acceso a crédito, asociatividad, visitas de campo y talleres de capacitación orientados a la aplicación de buenas prácticas agrícolas.

En el 2012 el Ministerio de Agricultura tomó la decisión de financiar proyectos de asistencia técnica, la Gobernación de Norte de Santander respaldó la financiación de un Plan General de Asistencia Técnica (PGAT). Es así que los municipios pertenecientes a la Asociación de Municipios entregan la información oportunamente y se bajan los recursos para atender a 4.691 agricultores durante 10 meses en los municipios de La Esperanza, Villa Caro, Cáchira, Abrego, La Playa (Norte de Santander) y Río de Oro (Cesar), en un proyecto financiado por el Ministerio de Agricultura y ejecutado por FINAGRO.

En el año 2013, con una nueva convocatoria los municipios pertenecientes a la zona de El Catatumbo (Convención, Hacarí, El Tarra, El Carmen, San Calixto y Teorama) recibieron asistencia técnica rural, atendiendo durante 6 meses del año 2014 a 3.693 agricultores.

En el 2015 se generó una segunda fase de asistencia técnica a la zona de El Catatumbo, atendiendo a 3.953 agricultores.

La Asistencia Técnica nos enseña a tener mejores prácticas en nuestros cultivos, y eso es muy bueno

William Bayona, Rep. Legal Orgánicos San Javier

Con las tres fases de la asistencia técnica desarrolladas desde el 2013 hasta el 2015, se han atendido 9.000 agricultores de los municipios que hacen parte de la Asociación, generando espacios para productores en esta área tan necesaria bajo componentes como:

  • Agrícola
  • Pecuario
  • Socioempresarial
  • Ambiental
  • Financiero y créditos

La Asociación de Municipios ha sido un baluarte importante para la Gobierno Departamental en la asistencia técnica a nuestros pequeños campesinos

Edgar Díaz Contreras – Gobernador (2012 – 2015)

La Asistencia Técnica Agropecuaria debe ser un proceso continuo e integral que contribuya de manera efectiva a mejorar la competitividad del sector agropecuario- en especial la de los pequeños y medianos agricultores.

Lastimosamente no ha existido continuidad por parte del Ministerio de Agricultura y, esta sigue siendo la petición constante para garantizar a los productores atención permanente; Por fortuna el lenguaje unificado de los mandatarios de la región hacia un campo atendido, ha logrado optimizar la gestión y hacer productivos los recursos gestionados ante el Estado.