Apoyo a la asociatividad de las comunidades rurales

La Asociación de Municipios del Catatumbo, provincia de Ocaña y sur del Cesar, supo entender desde su propio origen, que la asociatividad es la mejor herramienta para dar solución a las limitantes de organización y participación de los entes territoriales, y, fundamental para encausar gestión de proyectos necesarios para atender las dificultades que son comunes en la región. En este sentido, la creación y funcionamiento del centro provincial de gestión agroempresial, se convirtió en el primer motor efectivo y eficiente, para coadyuvar a que grupos de productores juntaran esfuerzos y definieran líneas productivas o zonas de producción en cada municipio.

El propósito ha sido sensibilizar a los agricultores sobre las ventajas de la asociatividad y que aprecien experiencias exitosas del trabajo mancomunado.

Desde el año 2004, el crecimiento asociativo da fe de la seriedad con la que se asumió este compromiso. Son 146 Asociaciones de productores existentes en la región que agrupa 8.248 agricultores, algunas creadas desde Asomunicipios y otras fortalecidas, con resultados favorables para afiliados y dirigentes. La Asociatividad de agricultores ha permitido conseguir recursos de los programas Alianzas productivas, Capitalización Microempresarial y Oportunidades Rurales y Capacidades Empresariales, entre otros contando con el apoyo de los Municipios, Gobernación de Norte de Santander, Ministerio de Agricultura y de la Cooperación Internacional.

La Asociación de Municipios ha sido la madre de todas las Asociaciones, pues su liderazgo ha permito que siga creciendo aquel concepto que el interés común está por encima del particular, que todo marcha en conjunto siempre y cuando se desarrolle con buenas intenciones

Sanín López, fiscal Asociación de Productores El Carmen ASOPROCAR

La Asociación de Municipios y Asociaciones de Productores, prosiguen en el empeño de compartir asesorías, trámites, rendición de informes y algo muy importante: formulación y estructuración de proyectos. Es la asociatividad, el más apropiado instrumento para superar las limitaciones de trabajar individualmente, la mejor manera de avanzar en equipo de forma mancomunada y armonizada.

La inversión que se ha logrado concentrar en esta parte del territorio no hubiese sido posible, sin la gestión de la Asociación de Municipios. Esta es una institución que ha permitido que el Estado llegue al productor, fortalezca su asociatividad e impulse los encadenamientos productivos. Este modelo de trabajo tiene para mí una fórmula del éxito y es la continuidad

Andrés Ignacio Hoyos Arenas, Secretario de Desarrollo Económico de Norte de Santander 2004 – 2007

La Asociatividad en las comunidades rurales es el camino adecuado para generar cohesión social; las asociaciones de productores se constituyen en el principal instrumento para que los campesinos accedan a los servicios del Estado, al igual que el mecanismo apropiado para que las instituciones estatales hagan una presencia efectiva en los municipios con mayores índices de ruralidad.

A pesar de los resultados en gestión de proyectos alcanzados por las asociaciones de productores, el sector agropecuario sigue siendo un sector sin políticas públicas pertinentes, sin representación gremial acorde a la importancia de la producción agropecuaria de la región y con un esquema de comercialización inequitativo para el pequeño y mediano agricultor.

Las situaciones anteriormente expuestas motivaron a las asociaciones de productores bajo el acompañamiento de la Asociación de Municipios a que, en el 2017, se creara la RED DE PRODUCTORES FEDEPROCAP dedicada a:

  • Gestión de mercados
  • Planificación de siembras
  • Fortalecimiento alas asociaciones base
  • Formación
  • Transformación de la producción
  • Generación de visión empresarial
  • Reconocimiento y representatividad del territorio

Las Asociaciones de productores se han constituido en el motor del trabajo en equipo entre las comunidades, municipios y entidades del orden regional y nacional. No existe duda que la asociatividad ha sido, es y será el principal instrumento para la fortalecimiento del tejido social de las comunidades rurales.