La zona rural del municipio de El Tarra vive la música para desafiar el conflicto

En el año 2018 la realidad se hizo presente en Filo el Gringo que logró inaugurar su Casa de Cultura, sin embargo no había posibilidad de que tuvieran formadores.  Fue gracias a la primera fase de Expedición sensorial que se logró un espacio ideal para los niños y jóvenes.  Luego en la segunda fase y con la dotación de instrumentos se disfrutó de un espacio que enseña a compartir a disfrutar el arte y a replicar a otros lo aprendido.  Desde el municipio de El Tarra, en el corregimiento Filo el Gringo los niños pertenecientes al grupo de formación de danzas, agradecen a Expedición Sensorial Catatumbo por permitir que estos espacios se generen en el territorio, demostrando una vez más que existen jóvenes dispuestos a cambiar el rumbo de sus vidas a través de este tipo de proyectos que siempre benefician a la comunidad donde se rescatan las tradiciones culturales y generan el fortalecimiento del tejido social.