Sigue el apoyo internacional para el Catatumbo

Redacción: La Opinión, puede leer la nota en el siguiente enlace.

Por La Opinión.

La iniciativa, que reúne a 49 organizaciones y tiene 1.723 miembros, se mantendrá en los ocho municipios PDET del departamento.

El fortalecimiento del trabajo en red de las organizaciones sociales presentes en los ocho municipios PDET de Norte de Santander, que ha hecho posible a sus miembros participar como veedores y hacer seguimiento a la implementación del acuerdo de paz y otras iniciativas públicas, llevó a que la cooperación suiza renovara el apoyo a la RedConcerto.

La ampliación, que irá hasta enero de 2024, fue anunciada esta semana durante un encuentro en el que los representantes de la alianza entregaron un balance del trabajo desarrollado en su primera fase para facilitar el diálogo de los actores sociales con la institucionalidad, así como de las apuestas que implementarán en adelante, a partir de los logros alcanzados en los últimos tres años.

Jairo Oviedo, coordinador regional de RedConcerto, recordó que el proceso en la región arrancó en febrero de 2018 y actualmente reúne a las organizaciones sociales Fundación Parcomún, la Corporación Consornoc, la Corporación Poderpaz, la Asociación de Municipios de la Provincia de Ocaña y el Catatumbo (Asomunicipios) y Sinergia.

Según Oviedo, estas cinco organizaciones trabajan con el apoyo de la cooperación internacional Suiza, a través del Instituto de Altos Estudios Internacionales y de Desarrollo (IHEID), y la Federación Ginebrina de Cooperación (FGC). 

El proyecto ha permitido la conformación de cuatro redes en los ocho municipios PDET del Catatumbo: víctimas, mujeres, productores rurales y jóvenes. Los equipos de trabajo operan en  Convención, El Carmen, El Tarra, Hacarí, San Calixto, Sardinata, Teorama y Tibú y vincula a 49 organizaciones sociales de base de la región, con 1.723 miembros.

En el caso de la red de jóvenes, esta se conforma por 13 organizaciones, en las que hay 46 hombres y 43 mujeres,  y seis miembros de la comunidad LGBTI. En la red de mujeres emprendedoras hay 14 organizaciones, con 620 integrantes. De la red de víctimas del Catatumbo hacen parte las ocho Mesas Municipales de Víctimas, y está conformada por 55 hombres y 46 mujeres.

Por ahora, la Red de Productores del Catatumbo es la única que solo tiene presencia en seis municipios: Convención, El Carmen, El Tarra, Teorama, Hacarí y San Calixto, pero a la vez es la que tiene más miembros: 657 hombres y 250 mujeres, y está conformada por 14 organizaciones.

“Con estas cuatro redes hemos venido fortaleciendo y trabajando su incidencia en lo público. Han participado, por ejemplo, en la formulación de los planes de desarrollo municipales, adelantado gestión en favor de los jóvenes, que ya han podido acceder a recursos, veeduría ciudadana a proyectos y participado en actividades de seguimiento a los acuerdos de paz”, dijo Oviedo.

‘Un trabajo exigente’
En esa misión de enlazar las redes, para tener una mejor veeduría de los procesos públicos y  la implementación de los acuerdos, RedConcerto se ha enfrentado a varios de los desafíos propios del Catatumbo, como el conflicto armado y la dificultad en las conexiones. En el último año también tuvieron que adaptarse a las restricciones por la pandemia de la COVID-19, lo que dificultó, por ejemplo, las reuniones.

“Recurrimos a opciones en las que el mensaje se hizo llegar por medios virtuales. Allí es donde sabemos que el Catatumbo es una región complicada para el tema de la virtualidad. El internet hace que se tengan muchas limitaciones, pero también que seamos creativos a la hora de cómo nos apropiamos de esas herramientas tecnológicas”, sostuvo Oviedo.

Precisamente, desde RedConcerto han ido moldeando una plataforma tecnológica para el almacenamiento del contenido que le hacen llegar a las organizaciones, sobre todo en audio y video. “Uno no puede estar presencialmente y toca utilizar estos medios”, manifestó el coordinador regional.

La seguridad de los miembros de las organizaciones ha sido otro de los retos en estos primeros años de trabajo, por lo que los integrantes de la alianza se capacitaron para fortalecer las medidas de autoprotección de los líderes.